Protectores de espejos

 

 

 

Como proteger algunas autopartes

 
 Protectores de espejos
Las "lunas" o espejos laterales son piezas muy vulnerables, ya que con un simple desarmador se pueden desprender. El mercado ofrece protectores para espejos movibles, los cuales básicamente consisten en un marco adicional que impide a los ladrones insertar un desarmador entre la base del espejo y el cristal.

Los más comunes son los que se colocan por fuera, pero tienen dos inconvenientes: la visibilidad disminuye aproximadamente cinco centímetros, y queda un espacio entre la puerta y el espejo que permite el paso del aire, lo cual provoca un silbido.

Los protectores internos no reducen la visibilidad ni producen ruido.

Otro aspecto fundamental es el material: hay de pasta y de fibra de vidrio, pero el más resistente es el segundo.

Los productores especializados aseguran que para romper un protector de fibra de vidrio es necesario aplicar una fuerza de media tonelada de peso por centímetro cuadrado. En cambio, los de pasta se pueden romper con la fuerza normal de las manos.

Como a simple vista es casi imposible distinguirlos, la única manera de saber cuál es cuál es ejercer presión sobre el protector elegido para verificar su resistencia. Te sugerimos que escojas uno que tenga desagüe, ya que al colocar el protector queda un espacio en el cual se acumula el agua, y al evaporarse va minando la capa de plata del espejo, lo cual ocasiona que, con el tiempo, éste se opaque y se manche. Existen protectores para la mayoría de los modelos de autos, y hay varios colores. Su aplicación es sencilla, sólo hay que seguir las instrucciones al pie de la letra y pegarlos con la resina que debe incluir el protector.

 Calaveras
Hay dos maneras de proteger los faros y "calaveras" o micas de color traseras:
1) Instalar ganchos, soleras y remaches ocultos. Este es el sistema que promueven las agencias de automotrices, y supone que para poder desprenderlas el ladrón tendría que abrir el cofre. Ese método se puede aplicar también a las parrillas
2) Perforar la mica de la calavera o el faro para instalar un tornillo plano cromado, el cual se sujeta a un chicote y éste se afianza a la salpicadera o al marco del radiador.

Este último método es eficaz, pero tiene dos desventajas:

A través de las perforaciones puede filtrarse el agua y fundir los focos.

Al perforar las piezas se anula su garantía.

Este tipo de servicio se puede solicitar en locales especializados, mejor conocidos como autoboutiques.

Tanto las agencias como las autoboutiques ofrecen el sistema de remaches y soleras; la diferencia consiste en que las agencias suelen cuidar más la armonía con la línea del automóvil, es decir, las adecuaciones son más estéticas, mientras que las autoboutiques se inclinan por lo práctico y con frecuencia las protecciones se notan a simple vista.

En cuanto a costos, ambas suelen ofrecer "paquetes" para asegurar varias piezas a la vez, con lo cual el precio se reduce considerablemente.

Un tercer método para proteger faros y calaveras es el que ofrecen los "varilleros" ambulantes, que consiste en instalar varillas que sujetan las piezas por fuera. Esta medida de seguridad es la menos eficaz, pues con unas tijeras para cortar acero se pueden quitar las varillas.
 Rines
Para asegurar los rines existen tuercas de seguridad hechas con acero cromado; a cada rin se le coloca una y te entregan una llave para poder retirarlas.

Hay varias marcas nacionales y extranjeras. La principal diferencia radica en el número de combinaciones o las formas que maneja cada marca (entre mayor sea el número, menor es la posibilidad de que alguien tenga la misma llave que tú). Generalmente se venden empaquetados y con instrucciones para su instalación.

Si decides adquirirlos, siempre tendrás que tener la llave contigo, pues en caso de que necesites cambiar una llanta, primero deberás retirar las tuercas de seguridad. Nunca está de más tener una copia de seguridad por si la original se extravía.

 Tips
Los protectores de espejos y las tuercas de seguridad para rines se colocan con facilidad; por ello se venden empaquetados y con instructivos. Desconfía de aquellos que no cumplen con estas características y de las personas que te digan que para instalarlos es indispensable la mano de obra especializada.

Si desgraciadamente fuiste víctima de un robo y necesitas alguna autoparte, no la adquieras en el mercado de contrabando. Además de que podrías tener problemas con la justicia (como bien dice la Procuraduría Federal del Consumidor, "no todo lo que se vende se puede comprar"), si lo haces contribuyes a que esta actividad no desaparezca.

Procura no dejar tu automóvil en la calle. Busca mejor un estacionamiento o una pensión

Fuente: Autocosmos.com

 
Página Anterior

Arriba